Qué esperar luego de la subida de tasas de la Fed y Banxico

Wall Street tendrá una fuerte caída en 2016, pronostica el analista Roberto Ruarte; destaca que desde 2012 los bonos de largo plazo ya han subido las tasas de interés.

Finalmente se develó el misterio: la FED que tanto amenazaba finalizar su ciclo de tasas bajas cumplió su promesa y subió la tasa de referencia.

Las mejoras en los datos de empleo y la inflación controlada (de hecho los commodities están dentro de un proceso deflacionario), animaron a los directivos del principal Banco Central del mundo en tomar una decisión antipática para algunos, necesaria para otros y tardía para los menos.

Banxico en la reunión del jueves siguió el mismo camino subiendo la tasa por primera vez desde 2008.

Nuestra tarea no es juzgar la oportunidad o necesidad de esta acción por parte de los bancos centrales. Los que seguimos los mercados financieros seguimos las cotizaciones cuyo precio se rige no por decisiones de comité sino por el voto diario de compradores y vendedores.

De hecho, la tasa de interés que los inversores le prestan a largo plazo al mercado americano ha venido subiendo en la curva de 10 años desde 2012 que tocará 1.39 % y ahora ya estamos en niveles de 2.20 % mientras que la de 30 años que había tocado su mínimo este año en 2.25 cotiza en niveles de 3.20 %, mientras que el bono de referencia: el M24 colocó su mínimo valor en mayor de 2013 en niveles de 4.65 % cotizando ahora sustancialmente por encima de este nivel.

Es decir, que en sus precios, el mercado ya había subido la tasa que le pedía al gobierno americano y mexicano para prestarle su dinero a 10 y a 30 años.

En cuanto a Estados Unidos desde los niveles de 15.30 % que tocara la tasa del bono de 30 años podríamos haber terminado un ciclo de 34 años de caídas en los tipos de interés en los 2.22 % desde 1981, curiosamente la tasa había subido los mismos 34 años entre 1947 y 1981 desde niveles similares del 2 hacia el pico de 15.30 en tiempos de Ronald Reagan.

Ahora bien ¿Cómo pueden afectar los movimientos de la Fed y Banxico a la bolsa estadounidense y fundamentalmente al mercado mexicano?

Con respecto a la bolsa estadounidense creemos que tarde o temprano terminará generando una fuerte caída. Nosotros vemos dicha caída para 2016, que es el año de Fibonacci que mencionamos tanto en reportes técnicos como por este medio.

Sin embargo, tanto tiempo el S&P 500 mantenga los 1,993 puntos registrados días atrás y el Dow la zona de 16,900-17,000 puntos, vemos que el mercado americano generará una última subida y tendremos el famoso “santa claus rally” y empezará 2016 con buen tono.

Recién en el primer trimestre de 2016, vemos el techo de la bolsa americana, máximo en mayo de 2016 en niveles de 18,500 de Dow y quizás 2,150 del S&P500. Creemos que luego vendrá una caída muy importante en los mercados similar al registrado en 2008.

Es bueno reconocer para los sorprendidos por este pronóstico, que los commodities, en muchos casos, se encuentran debajo de los niveles mínimos de 2008. En el caso del petróleo marginalmente arriba, pero en el caso del BCOM el indicador de commodities de Bloomberg (los mismos están bajando desde 2008-2011) y tenemos niveles inferiores a los niveles de los peores momentos de 2008.

Lo único que no ha caído son las bolsas, es el único activo inflacionado y es el que se unirá a partir del segundo trimestre de 2016 a la tendencia deflacionaria del mundo.

Creemos en un período diciembre 2015 a marzo o mayo de 2016 con una última reflación de precios, de bolsas, commodities, para colapsar todos juntos en la segunda parte de 2016.

Si la bolsa estadounidense perfora los soportes aquí mencionados 16,900-17,000 y los 1,993 los 377 años de Fibonacci de la “tulipmanía” podría estar marcando el comienzo de las caídas bursátiles que podrían haberse adelantado.

México sin dudas seguirá a Estados Unidos. Si el Dow y el S&P500 no perforan soportes y generan nuevos máximos el IPC mantendrá su gran soporte de 40,000-42,000 puntos y registrará en la primer parte de 2016, nuevos máximos históricos para acoplarse a Estados Unidos tanto en la subida como en la bajada posterior que esperamos para la segunda parte de 2016.

Si Estados Unidos perfora 1,993 el S&P 500 y 16,900 el Dow, la caída ya ha empezado este 2015 y México romperá sus soportes críticos de 39,256-40,000: escenario posible aunque alternativo al que estamos prefiriendo.

Con respecto al peso, decíamos que 17.35-17.50 era una celda de fuerte resistencia máximo un exabrupto a 18 y que podría venir una etapa de relajación del dólar. Si viene la reflación, el dólar se relajará y veremos niveles de 16.00-15.90 media de 200 días.

Si la caída de Wall Street que proyectamos para 2016 se adelanta, el dólar-peso es difícil que 17-18 pesos contenga la fuerte aversión al riesgo que sobrevendrá, con objetivo que apuntaremos en el futuro solo si fuera necesario.