Merval, inminente toma de ganancias en sector energético

La tecnología hoy nos permite interactuar en tiempo real en cualquier lugar del mundo sin movernos de nuestra residencia; también nos permite informarnos en tiempo real de cualquier lugar, acerca de cualquier acontecimiento por más distante y complejo que éste sea. Con esta dinámica, hoy operamos en tiempo real en cualquier Bolsa del mundo sin importar la moneda o continente donde se encuentre; entendemos esto como una ventaja a la hora de hacer trading en renta variable, pero para entender mejor la dinámica basta con sólo tratar de recordar el inicio de este año 2016 donde nos parecía que se depreciaban todos los mercados, el petróleo se desplomaba a los u$s 26 por barril, el Dow Jones Industrial a los 15.450 puntos y nuestro querido Merval a los 9.200 puntos; perece tan distante ese escenario de crisis en el que tan sólo pasaron dos meses en los cuales todos los análisis de quiebre al estilo crisis del año 2008 fueron desarmados para convertirlo en un ajuste de precios temporal en el cual todavía estamos en curso por unos meses más. Cualquier lector de esta columna nos podría preguntar: ¿Ya vimos los mínimos? ¿Cuál es el peor escenario para este año en curso y donde se puede afirmar que los precios no van a seguir cayendo? Veamos desde nuestro modelo de análisis si podemos trazar parámetros desde el punto de viste técnico a las preguntas básicas de nuestro mercado, el cual está influido por tres factores fundamentales: 1 ) Tipo de cambio, 2 ) Petróleo, 3) Petrobras.

Dólar-peso argentino

El tipo de cambio es fundamental para la Argentina, donde los principales productos exportados cotizan en dólares en el mercado de Chicago; el problema fundamental para nuestro modelo de análisis son las bases de datos del tipo de cambio ya que en los últimos años no tuvimos un tipo de cambio libre con un volumen considerable para poder analizar precio de apertura, precio máximo, precio mínimo y precio de cierre además del volumen real de operaciones, pero teniendo en cuenta esta salvedad se puede analizar en el corto plazo el dólar “Bolsa” y fusionarlo con el dólar mayorista que hoy en día es muy similar a un dólar libre. Luego de liberar los controles cambiarios el dólar toco su mínimo en los $ 13,30, precio que habíamos estimado en nuestra conferencia pública de diciembre, casualmente el mismo día que se liberó el cepo cambiario, a partir de ese mínimo estaban dadas las condiciones para una tendencia alcista la cual dimos recomendación de compra en nuestros informes con un objetivo entre $ 15,5 y $ 16 pesos por dólar; este objetivo fue fijado en $ 16 en posteriores informes ya que por la estructura de la escalada alcista era más probable que se cumpla el segundo y así fue realizado con la venta programada en $ 16 casi en el máximo operado. Ahora bien, una vez que vendimos, ¿ dónde volvemos a comprar? Esta respuesta está dada por tres soportes importantes: el primero son los $ 14,80, el segundo los $ 14,20; estos dos soportes los enviamos el mismo día que vendimos en $ 16 pesos el cual el primero fue alcanzado y rebotó exactamente en los $ 14,80, entendemos que éste es el primer movimiento el cual genera un rebote contratendencial que podría llegar incluso a los $ 15,50, pero no creemos que en el corto plazo siga una escalada de precios, nuestro escenario es una baja del dólar con posible lateralización entre los 14,80 – 14,20 formando una corrección simple al impulso iniciado en diciembre y terminado en marzo. El indicador histórico que sigue el dólar peso es la media móvil de 200 días, la cual nunca pudo ser quebrada y si proyectamos la pendiente actual nos da una cotización de $ 14 pesos para mayo de 2016 el cual está en línea con nuestro principal conteo de Elliott. Este escenario no quiere decir el fin de la suba del dólar, sino más bien una pausa temporal a la escalada de precios vista a principio de este año, la cual puede ser retomada en el último cuatrimestre, por lo tanto, si el tipo de cambio se mantiene sobre los $ 14 pesos, el siguiente impulso nos da como objetivo los $ 18,5 y los $ 21 pesos por dólar en el mediano plazo, entendemos que no sería hasta principios del año próximo.

Petróleo

El principal commodity energético global fue el driver que motivo la baja generalizada de los mercados, pasando en poco más de un año de los u$s 100 a los u$s 26, esta violencia y algunas cuestiones técnicas hacen pensar que la caída proporcional desde los máximos a los mínimos de 2016 pueden ser el fin de la corrección con una posible alza de precios muy importante y luego una lateralización promedio en la zona de u$s 55 por varios años. Hasta acá tendríamos un escenario optimista, el cual cualquier lector se pondría contento ya que este activo en particular afecta directamente a empresas como Petrobras, YPF, Tenaris, Pampa por nombrar algunas, pero no todo es optimismo, en el corto plazo ya que si vemos la gráfica desde los mínimos de u$s 26 a los u$s 41,20 operados se ven cinco ondas proporcionales, lo cual es bueno como señal de largo plazo, pero nos advierte que en el corto plazo vendría una corrección inminente y profunda del precio; no nos olvidemos que las correcciones en las segundas ondas son profundas; inclusive suelen formarse figuras de doble piso, el cual no podemos calcular en esta instancia pero sí proyectar posibles soportes de precio, y nos encontramos con los u$s 36 como primer soporte que es el más débil, y los u$s 33 o u$s 30 como soporte tradicional de onda dos para un producto derivado, consideramos que al ser un activo apalancado se puede volver a un pico de pánico vendedor al terminar la corrección apoyado por los operadores que todavía piensan que el petróleo puede ir a nuevo mínimos con ventas masivas.

Petrobras

Mucho se ha escrito desde el punto de vista de la caída de Petrobras perforando sistemáticamente todos los pisos y soportes, aniquilando carteas y cuentas comitentes como hace mucho que no se veía en el mercado, pero esta caída con el mínimo de u$s 2,7 tuvo su rebote de cinco ondas proporcionales al alza, llegando a los u$s 5,77, el cual nos hace pensar que el mínimo ya visto de enero puede ser el fin de la corrección; ahora el problema que vemos es similar al del petróleo: si estamos terminando el primer impulso al alza, el siguiente impulso es correctivo y esta primera corrección siempre es la más profunda de todas, la cual seguramente va a presionar a todo el Merval. ¿Cuáles son los soportes de Petrobras ante esta inminente corrección técnica ?, principalmente hay que ver cómo se desarrolla la figura correctiva, pero en un inicio deberíamos tomar en cuenta como primer soporte los u$s 4,60. Si este soporte es quebrado, tendríamos los u$s 3,90 y u$s 3,50 como terminación de onda dos. Estos conteos se anulan quebrando el mínimo de enero, el cual nos daría una nueva baja a u$s 2,36 como escenario menos probable, pero todavía posible.

Conclusión

En el corto plazo veremos nuevas bajas en el principal driver que es el petróleo, lo cual afectaría directamente a Petrobras, a casi todos los índices de Estados Unidos y nuestro Merval; somos optimistas en cuanto a estas bajas; son oportunidad de compra siempre; son STOP ajustados a no quebrando los mínimos ya vistos principalmente en petróleo y Petrobras. Por otro lado, los inversores que operan en pesos argentinos en esta oportunidad no tendrán la amortiguación del tipo de cambio como en otras épocas, sino más bien acompañando la tendencia en dólares con el desarrollo de la corrección o lateralización por unos meses del tipo de cambio argentino.

En Ruarte’s Reports Argentina tenemos seminarios gratuitos de mercado local e internacional, informes regulares de los principales mercados globales y cursos de análisis técnico, por lo cual cualquier persona puede solicitar una membrecía gratuita por mail a la dirección servicios@ruartereports. com con el título de “membresía”; este año en particular los mercados se presentan muy volátiles dando grandes oportunidades de corto y mediano plazo para las personas u operadores que estén informadas correctamente.