Los Bonos Americanos anticipan problemas en el horizonte.

Tanto el bono americano de 30 años  como el  de  10 años acaban de registrar nuevos máximos históricos desde  1981. La tasa de rendimiento de estos bonos se colocaron en niveles  nunca vistos de 1.36 % el de 10 años, debajo de los registrados en  201 y el de 30 años perforando el piso del año pasado que se ubicó en niveles de 2.18 %.

Recordemos que el bono es la inversa de la tasa,  por lo tanto la caída de la tasa ha implicado una gran subida en el valor y cotización de los bonos. El bono de 30 años, aquel que implica prestarle al estado americano a 30 años, alcanzó un máximo valor de 177.40 dólares. En  1981 este bono valía algo más de 50 dólares, implicando un gran crecimiento en cotizaciones y una caída de tasas que en 1981 valía más del  15% para pasar a niveles de 2.18 % en los valles de días atrás. La euforia para los tenedores de Bonos es mayúscula, del mismo modo lo está siendo en los últimos días que la Bolsa Americana alcanzó nuevos máximos históricos. En esta oportunidad nos ocuparemos del análisis del bono y las posibles implicancias hacia el futuro.

Lo interesante desde el punto de vista técnico para remarcar sobre los bonos americanos son 3 cuestiones.

  • El alto nivel de grandes especuladores comprados bonos americanos tanto en los de 10, como 20 y 30 años.
  • El bono ha alcanzado el techo del canal alcista en fuerza desde el 2000 y también desde
  • La relación entre el bono y el Dow Jones ha empezado a reaccionar desde 2012 pudiendo implicar un nuevo ciclo favorable al bono en contra de la bolsa como ocurriera período 2000-2002, 2007-2008 épocas de grandes caídas en Wall Street.

Empecemos por el primer punto: los indicadores COT (Commitment of Traders) que muestran la cantidad de grandes especuladores comprados o vendidos en  el mercado de futuros o derivados ha marcado niveles record históricos de largos o comprados en las últimas semanas de este año . Adicionalmente,  indicadores de sentimiento que miden el pensamiento de los pequeños especuladores,  la opinión en más del 90% es positivo para los bonos, lo que indica que los especuladores habituales seguidores de tendencia están dentro del mercado con bonos comprados  y al estar todos adentro  las probabilidades de un techo o pico que haya sido o sea visto en el corto plazo para todos los bonos americanos es alto.  Techo de bonos implica piso de tasas.

Si la tendencia cambia y empiezan a caer los bonos y subir la tasa, a los especuladores que sólo les interesa la tendencia,  huirán agresivamente de sus posiciones largas produciendo una gran caída de los precios de los bonos y gran subida de tasas. Al estar tan comprado el mercado  y todos queriendo salir al mismo tiempo,  la caída de los mismos y la subida de la tasa, puede ser rápida y dramática.

El segundo punto que trataremos está en la misma línea de pensamiento y se puede apreciar en el gráfico que se acompaña. El bono tiene un claro canal alcista desde 1981 donde empezó a subir el bono y bajar la tasa. Este canal es mucho más evidente desde el último piso importante del bono de 1998-1999 y se ha mantenido con alta fiabilidad para proyectar grandes tendencias del bono.

Este canal alcista ha tocado en la parte alta en este año; observe en oportunidades  anteriores cuando tocó la parte de arriba del canal, vino un ajuste en los bonos  y subida de las tasas de interés. Esto puede implicar que empieza un período de subida de tasas de interés tanto en las referenciales de 10, 20 y 30 años de EU y esto puede tener fuertes implicancias para el mercado mundial e inferir que la FED efectivamente subirá su tasa de referencia en este año afectando a todos los mercados de riesgo.

Una tasa para arriba en EU, puede generar que México también en sus bonos largos como el M24, M38 ( bonos soberanos)  vean afectado  su comportamiento. Estos bonos han sido bendecidos por los inversores internacionales de largo plazo  que tienen altas tenencias en su portafolio, pero si los bonos largos americanos empiezan a caer y subir la tasa, creemos que esto puede afectar a los bonos mexicanos empujando la tasa en dólares de rendimiento para arriba y con ello la de pesos también tenderá hacia arriba, no siendo un evento que pasará desapercibido para México.

El último punto,  quizás es el más preocupante,  y en línea con las advertencias de cautela que venimos publicando tanto en reportes a clientes como por este espacio, para  2016, es la situación clave y crítica del mercado americano que se puede apreciar en la relación histórica entre el Bono de 30 años y el Dow.

El año 1999 marcó el nivel más bajo de niveles de Dow, necesarios para comprar un Bono de 30 años, poniendo fin una tendencia bajista desde  1981. Si uno hace el ratio de lo que vale el bono con el Dow en 1999, ese ratio fue de 0.0079 y desde allí esta relación ha tenido una relación cíclica con armonía perfecta de Fibonacci. Desde 1999 al 2002, el ratio se expandió por 3 años de Fibonacci donde había que tener bonos y no bolsa americana, ello se tradujo en la gran caída bursátil del Nasdaq del 2000 al 2002. Desde  2002 al 2007, el ratio nuevamente se redujo e implicó la conveniencia de tener Dow Jones en lugar de bono de 30 años, ello fue por 5 años de Fibonacci. En 2007 y 2008 abruptamente tuvimos una fuerte subida del ratio en donde éste se expandió, reflejando la conveniencia de tener bonos en lugar de bolsa americana. Desde  2009 al 2012, por 3 años de Fibonacci el ratio nuevamente se expandió a favor de la bolsa americana representada por el Dow y en contra del bono, para llegar en  2012 al mismo nivel de 1999. Desde  2012, el ratio favorece al bono y no a la bolsa americana y si el ciclo continúa se puede extender por  5 años hasta  2017. Así estaríamos en este 2016-2017,  en escenarios similares al 2007 al 2008 y  del 2000 al 2002, etapas  que implicaron grandes caídas bursátiles.

Sin embargo, ¿en este caso la situación es peor? ¿Por qué? La respuesta es simple el bono está en la parte alta de su canal e históricamente cuando ha llegado allí ha bajado. Si el ratio es favorable al bono y este va a bajar, y subir la tasa, entonces quiere decir que el Dow lo hará mucho más severamente.

Ello implicaría algo distinto para este 2016-2017, si las tasas son para arriba con una gran minusvalía en bonos de 10, 20 y 30 años en EU y el Dow cae aún más severamente, los dos grandes activos americanos bajando fuerte, tanto el mundo como México  lo sentirán gravemente.

Ojalá esta apreciación esté equivocada y si no que dios nos tome confesados.

Extrema cautela es sugerida en la actual euforia en los bonos americanos y la bolsa americana porque el cambio de tendencia puede estar a la vuelta de la esquina, es mejor perder una oportunidad que dinero en los mercados financieros que pintan para seguir muy volátiles y con altos riesgos de cambios los meses que siguen.

GRAFICO DEL BONO AMERICANO DE 30 AÑOS Y RATIO CON EL DOW JONES.