DXY: ¿Cuál es su rumbo actual y para que nos sirve?

Todos conocen los principales índices del mundo, como el Dow Jones, FTSE, NASDAQ, entre otros. Cada uno de ellos tiene su propio comportamiento, así como también los horarios particulares en los que reacciona. Por lo que es de vital importancia tenerlos en cuenta, ya que, por ejemplo, el Dow Jones va muy de la mano con la economía de EEUU. Por otro lado, un índice vital para analizar cuando se operan divisas es el U.S. Dollar Index, ya que este muestra la fortaleza del dólar contra las otras divisas.

El DXY es un promedio geométrico ponderado de una cesta de monedas extranjeras frente al dólar. Esta cesta de divisas está compuesta por seis principalmente:

1. EURO (EUR)
2. Yen (JPY)
3. Libra (GBP)
4. Dólar Canadiense (CAD)
5. Corona Sueca (SEK)
6. Franco Suizo (CHF)

Estas seis divisas, incluyen a 24 países en total (19 del EURO) y es un indicador bastante preciso de la fortaleza de USD. La composición de este índice es la siguiente: 57.6% EUR, 13.6% JPY, 11.9% GBP, 9.1% CAD, 4.2% SEK y 3.6% CHF.

Cuando el índice incrementa, podemos decir que el dólar se fortalece, y cuando este pierde valor, el dólar se debilita frente a las otras divisas. Cuando uno está operando, como regla práctica podemos decir que, si el índice incrementa, y la divisa es de la siguiente forma XXX/USD, su movimiento será opuesto al DXY, en cambio, si la divisa es USD/XXX el movimiento será en la tendencia del índice.

Por lo tanto, el DXY es un gran indicador para operar tanto divisas, como también contratos de futuros u opciones, pero estos últimos únicamente en Forex.

Ya sabemos las proporciones del índice, pero debemos entender cómo se interpreta. El índice nos muestra el valor general de la divisa en una base de 100, es decir que si el índice está en un valor de 90.05, esto significa que el dólar cayó 9.95% desde la medición base (90.05-100). Pero si estuviera en 103.810, el dólar se fortaleció en un 3.810% desde la medición inicial (103.810-100).

Ahora veamos la situación actual del DXY, para luego sacar conclusiones sobre los posibles movimientos de las divisas basadas en el dólar.

El dólar tuvo un piso en 8 de mayo 2014 con un mínimo de 78,920 que luego recupero poder y avanzó con mucha fuerza hasta llegar a la zona de 103.81 en donde hizo techo en el transcurso de dos años y 7 meses aproximadamente. Desde ese techo el índice cayó hasta el 15 del mes pasado, a niveles de 88.140.

Estamos analizando que ahora puede ser una muy buena oportunidad de compra del índice o de compra de dólares ya que hay varios indicios de que viene una corrección o un cambio de tendencia, que luego la acción de precios confirmará desde una mirada técnica. Ya que como traders, uno siempre busca aumentar las probabilidades de que nuestra operación sea correcta.

Para comenzar el descenso parece haber tenido 5 ondas a la baja, en un canal descendente. Siendo los niveles de la 1 del techo a 99.066, luego una corrección hacia 102.273, siendo esta la 2, para luego comenzar la onda 3 que terminaría en 90.998, la 4 terminaría en la zona de 95.032 y para hacer el último movimiento a la zona de 88.253.

Para complementar este conteo, el descenso arribó al 0.618 del ascenso desde mayo del 2014 a enero del 2017, siendo este un muy fuerte nivel de operatoria natural.

Además, viendo desde una perspectiva de figuras armónicas, el movimiento final se formó un Crab alcista válido en el descenso final de 5 ondas, que nos daba la zona de 89 – 88.50 como zona de reversión y esta se confirmó con un volumen alto de sobreventa. Cabe admitir que hubo un segundo testeo de la zona de reversión en un movimiento que exigió probar la fortaleza de la figura. Y en este último movimiento, que parece haber sido la onda 5 de 5 de la caída, se creó una divergencia de RSI que ayuda a confirmar la fortaleza de la compra de DXY y la validez de la figura armónica. Los volúmenes también

Desde el punto operativo del Crab alcista, el objetivo primario conservador del 0.382 del movimiento se ha cumplido, pero seguimos con nuestras posiciones largas para buscar un movimiento más grande basados en Elliott Wave. En caso de romper el último piso, es posible que este movimiento inicial haya sido un plano y prosiga un pequeño movimiento bajista para luego retomar la alza.

Este esquema del DXY nos es de gran utilidad en la operatoria, ya que debemos buscar confirmaciones en donde el dólar se vea apreciado. Por ejemplo, en EUR/USD buscamos conteos cortos, métodos algorítmicos o señales de cambio de tendencia alcista. Y en el USD/JPY buscaríamos dónde ponernos largos.

Es vital sumar en nuestro arsenal de trading todas las estrategias que en conjunto nos den una alta probabilidad de tomar las mejores decisiones. Además, hay que recordar que esto es probabilidad, en la que, si bien hay cierta cantidad de elementos que nos confirman una compra en DXY, también nos da una visión sobre todas las otras divisas que se relacionan con él. Siempre hay una probabilidad de que nuestra posición termine en pérdida y para eso necesitamos siempre saber de antemano cuánto estamos dispuestos a arriesgar.