Cerró el peor enero desde 2009 en Wall Street, ¿qué esperar?

El mes de enero terminó con guarismos negativos para Wall Street en todos sus índices, fue el peor desde el año 2009, y la primera semana fue la peor de la historia de las cotizaciones de Wall Street.

Si bien estamos dando un tour de Fibonacci advirtiendo que el año 2016 es un año Fibonacci como 2008 y esperamos la misma volatilidad y el mismo saldo del año, en esta oportunidad nos ocuparemos de las estadísticas.

Existen dos elementos importantes para las estadísticas desde Wall Street, aunque las mismas, como dicen muchos están hechas para romperse en algún momento, marcan probabilidades y en la incertidumbre de los mercados uno en promedio acierta, ya que no existen certezas en los mercados financieros que se manejan por emociones y no por razones.

Este año es especial para Wall Street si nos olvidamos por un momento que es un año Fibonacci, es un año eleccionario en EE.UU y eso es importante también para las estadísticas.

Erróneamente muchos consideran que es imposible que la Bolsa norteamericana baje en un año eleccionario, que el ciclo es positivo y que por lo tanto el balance de los años eleccionarios es siempre positivo.

Si bien las estadísticas favorecen que los años eleccionarios sean positivos, así fue 2012 con la reelección de Obama, el año 2004 con la reelección de Bush hijo, el año 1996 reelección de Clinton, 1992 elección de Clinton y 1988 elección de papá Bush, pero no lo fueron el año 2000 cambio de Gobierno de demócrata a republicano de Clinton a Bush hijo, y el año 2008 cambio de republicano a demócrata de Bush hijo a Obama.

Por lo tanto la estadística si bien favorece un año bueno en el momento de las elecciones en los últimos 30 años tuvimos 7 elecciones con 5 años buenos en los mercados y 2 años malos y en los años malos hubo cambio de Gobierno. Sin embargo lo curioso es la otra estadística, dicen los memoriosos que si el primer día hábil del año, la primera semana, y el primer mes tienen el mismo signo en la Bolsa, el año terminará con el mismo saldo ya sea positivo o negativo.

Aquí tenemos buena regularidad estadística en los últimos 30 años, 2012 fue un año positivo con un primer día bueno, una primera semana buena y un primer mes bueno, así también lo fueron 2006, 1997, 1996, 1995, 1994, 1992, 1988 y 1987.

Del lado negativo tenemos sólo el año 2008, que mostró un primer día con un rendimiento malo del -1.1%, la primera semana mostró una caída del 4,57% y todo el mes una caída del 4.82% dando por resultado en el año 2008 una caída del 39.36 por ciento.

Es decir que cuando coincidió el primer día, la primera semana y el primer mes el año parecía con un resultado marcado ya sea positivo como ocurriera 8 veces en los últimos 30 años o una vez negativo como ocurriera en el año 2008.

El año 2016 acaba de culminar con un primer día negativo, una primera semana negativa la más importante de la historia y un primer mes que si bien recortó las pérdidas también es negativa.

Si se repite la regularidad estadística el año 2016 independientemente que sea un año Fibonacci, parece ser que 2016 será un año malo como 2008, ya que en los últimos 30 años las estadísticas lo muestran con una regularidad asombrosa.

Lo del año eleccionario también podríamos sacar otra conclusión interesante, a observar relacionándolo con el primer mes del año.

El año 2012 año eleccionario fue positivo enero, el año positivo y hubo reelección de Obama, 2008 el primer mes fue negativo, el año negativo y hubo cambio de republicano a demócrata; 2004 fue enero positivo, el año positivo y reelección de Bush, el año 2000 el mes de enero fue negativo, el año negativo y hubo cambio de administración de demócrata a republicano, en 1996 fue positivo enero, positivo el año y reelección de Clinton ; en 1992 enero fue positivo, el año también y aquí hubo cambio de republicano a demócrata.

En 1988 el mes de enero fue positivo, el año positivo y hubo continuidad republicana de Reagan a papá Bush.

Lo interesante que enero fue clave en los años eleccionarios, si enero fue bueno, el año fue bueno, si enero fue malo, el año fue malo. Cuando fue malo el mes y el año siempre hubo cambio de Gobierno en EE.UU., de republicano a demócrata o de demócrata a republicano, si el mes y el año fueron buenos siempre marcó reelección, salvo en el caso de papá Bush.

Pero parece que enero malo en 2016 puede indicar no sólo un mal año, sino un cambio de administración de demócrata a republicano.

Hasta aquí las estadísticas con respecto a este año especial, 2016 año Fibonacci si nos guiamos por las estadísticas de los últimos treinta años, este primer día malo de 2016, la primera semana mala de 2016, y el primero malo en un año eleccionario parece indicar dos cosas, que el año 2016 será malo y que probablemente haya cambio de administración de demócrata a republicano.

Posiblemente si el mercado es bajista, las manifestaciones racistas, y segresionistas podrían catapultar al republicano Trump a la presidencia ¿será así? Lo veremos … pero alguien siempre dice que las estadísticas están para ser rotas, será así este 2016 o será más de lo mismo de los últimos 30 años veremos..

El año Fibonacci 2016 que estamos presentando en nuestro tour es un año que implica volatilidad y si bien creemos que terminará como empezó con baja de Bolsas, de commodities y de monedas emergentes en Elliott la onda 5 desde los pisos de marzo de 2009 no ha sido evidente en ningún índice y el mercado debate si lo hará y esta caída es onda 4, o si realmente las figura de cabezas hombros mandan y la onda 5 debería haber sido en falla en los máximos de 2016 del SP 500 y ya estamos dentro de un bear market.

Son muy importantes en el SP 500 los niveles de 1940-1960 y en el Dow lo niveles de 16.400-16.600 arriba de esos niveles podemos pensar constructivamente que la onda 5 aún puede venir antes de la caída en la segunda parte de 2016, si no superamos dichos niveles los riesgos son elevados que ya estemos en el bear market y que la 5 haya sido en falla.

Recordemos que 2008 tuvo dos partes muy marcadas, una gran subida de commodities primera parte, el petróleo subió desde 86 a 147 dólares, y la Bolsa se recuperó aunque sin superar los techos de 2007 y en la segunda parte de 2008 tuvimos una caída del 75 por ciento del petróleo y de más del 50 por ciento en la Bolsa.

¿Para 2016 tendremos algo similar a 2018. Tendremos reflación y luego deflación, o la deflación se agudizará? Febrero será clave para saberlo, en cualquier caso 2016 pinta para ser un año difícil para las inversiones de riesgos con altas probabilidades de terminar con el mismo signo que empezó el primer día del año, la primera semana y el primer mes del año una estrategia de preservación del capital es sugerida, es mejor perder una oportunidad que dinero, en cualquier caso le daremos seguimientos desde nuestros reportes técnico, veremos…