Ahora las mujeres también son jefas de familia

Cada vez es más común que las mujeres lleven las riendas de sus hogares, ya sea porque son solteras, separadas, divorciadas o viudas. Esto es un reto muy especial, pues habrán de tomar decisiones sin una contraparte con quien discutir las decisiones. Si bien antes se pensaba que la administración y planeación de los recursos sería una tarea masculina; hoy está claro que las mujeres deben entrar de lleno a esta actividad.

Por lo tanto es importante que desde un principio se tengan conocimientos básicos financieros y lleve a cabo su planeación para tener solvencia futura. Simplemente, ante el creciente número de divorcios es recomendable mantener cierta independencia económica en su matrimonio, determinar con claridad la posesión de los bienes, y contar con un ahorro personal para contingencias.

Incluso son necesarios los conocimientos administrativos, ya que es muy frecuente que las mujeres quieran iniciar un negocio con el fin de generar más recursos para los compromisos financieros o si es el caso, para la manutención de los hijos y familia.

De hecho, es muy común que la mujer se desarrolle en la informalidad,  por la imposibilidad de encontrar trabajo por falta de tiempo y se ve forzada a incursionar por su cuenta.

Su reto financiero es enorme, por lo que es importante poner en acción todos lo que anteriormente se ha recomendado en cuanto a ahorro, gastos innecesarios, compras por impulso, compras a crédito, etc.

Incluso en el hogar tradicional, la mujer es la que administra los recursos. Ellas tienen la habilidad para decidir cuáles son las mejores opciones y regularmente suelen ser quienes tienen una visión a largo plazo en decisiones como son en la educación de los hijos o el deseo de adquirir una casa.